Cortar el pelo del perro en verano

En muchas ocasiones se piensa erróneamente que rapar el pelo del perro es lo mejor para aliviar su calor de las temperaturas altas del verano, sin ser conscientes de que los animales, y en este caso los perros, no sudan por la piel como las personas, sudan por las almohadillas y la boca.

cortar pelo perrosEl pelo de los perros les aísla tanto del frío como del calor. Y si cortamos su pelo en exceso los rayos de sol llegan más a la piel, aumentando la temperatura del cuerpo del perro, con lo que se consigue todo lo contrario, que tenga más calor y que se queme su piel.

Un perro rapado corre mayor riesgo de padecer cáncer de piel. Hay razas especialmente vulnerables a quemarse (con un 35% más de posibilidades), y a menudo se ven perros con quemaduras, manchas en la piel, pecas, y otras patologías cutáneas.

En ocasiones también se produce lo denominado piel de elefante, que es cuando la piel se engrosa para soportar las agresiones externas.

Un rapado excesivo y continuo hace que puedan padecer: alopecias, clapas, alteraciones del pelo y del subpelo, así como otros desordenes dermatológicos importantes.

Con todo lo expuesto, no queremos afirmar ni dar por hecho que no hay que arreglarlos en cuanto al corte. Solo que hay que hacerlo en la manera que le corresponde a cada raza. Es decir, si acude un pastor alemán, a realizar un deslanado en época de muda será ideal, le ayudaremos a eliminar el pelo muerto, y le realizaremos un baño hidratante y reparador para su piel y pelo, con lo cual evitaremos las llamadas mudas de espanto. Y si acude un whestie realizaremos un corte de acuerdo a su pelaje usando las diferentes técnicas.

Lo ideal es dejarse aconsejar por tu peluquería de confianza y llevar un mantenimiento continuo, evitando nudos, rastas, etc.